En los últimos 15 años, la cifra relativa a la cantidad de cementerios en España ascendió de forma considerable. Sin embargo, esta tendencia al alza ha cambiado desde hace unos pocos años, dejando en evidencia de que el sector funerario ha debido adaptarse a un nuevo contexto y nuevas demandas de los clientes. La incineración es ahora la opción que, a medio y largo plazo, será la favorita de hasta casi el 70% de los españoles. Pero, ¿Qué diferencia hay entre cremación e incineración? ¿Cuáles son los motivos por los que se prefiere esta técnica? ¿Y cuáles son sus ventajas? Hablaremos de todo en ello en este artículo.

Cremación o incineración. ¿Cuáles son las diferencias?

Lo primero, es definir bien los conceptos para que no haya dudas. Aunque a veces son utilizados como sinónimos, los términos incineración y cremación no significan lo mismo.

Incineración se refiere a un sistema por el que un residuo orgánico, mediante la aplicación de altas temperaturas y un tratamiento térmico adecuado, pasa a convertirse en cenizas debido a la combustión. Cuando hablamos de cremación, en cambio, nos referimos al proceso de reducción del cuerpo humano a cenizas.

De forma más técnica, podríamos definir a la cremación como la combustión, vaporización y oxidación del cuerpo humano a sus componentes químicos básicos, tales como gases, cenizas y fragmentos minerales. En comparación con los ritos de enterramiento, la cremación es un proceso más “reciente”, ya que data de hace al menos 20.000 años.

Son, sencillamente, diferentes opciones, como hablamos en nuestro artículo de ¿Inhumación o cremación? Te contamos las claves.

¿Inhumación o cremación? Funeraria Irún Tanatorio y Crematorio Araso

La tendencia funeraria de la incineración: Motivos y Claves Principales

La funcionalidad principal de un cementerio, en términos generales, es el entierro y el cuidado de cadáveres, al menos hasta ahora. Esta actividad se está viendo desplazada por otra técnica: La tendencia funeraria al alza de la incineración es la razón por la que la cifra de cementerios en España haya descendido o que, en su defecto, se haya estancado en términos de creación de nuevos espacios.

La cifra de cementerios actual en España, según fuentes especializadas en el sector, es de 17.682.

Al mismo tiempo, el número de hornos crematorios ha seguido aumentando en los últimos años. De esta forma, España sigue siendo el país europeo con mayor número de estos hornos, una tendencia que, además, se ha visto en aumento debido a la pandemia.

La incineración de los cadáveres era una técnica muy poco común en la sociedad española hasta mediados de los 2000. Su precio más reducido, la aceptación social de esta técnica y ventajas como la rapidez con la que se desarrolla hace que la popularización de la incineración sea fácilmente visible en los datos de los últimos años.

En 2016, el 36.9% de los fallecidos fueron incinerados, mientras que en 2018 fueron un 41% y en 2020 un 45,5%.

Estos porcentajes representan una tendencia que hace pensar que en pocos años esta técnica será más utilizada que el entierro.

¿Comparte el resto del mundo esta tendencia?

En otros muchos países de puede apreciar esta tendencia. En Europa muchos países utilizan la incineración desde hace años, por ejemplo en Portugal es la técnica más utilizada por encima de la inhumación. Suiza es el país europeo donde más popular es la incineración con un porcentaje de uso de un 85,7%. Mientras que un país vecino como lo es Francia todavía no se ha sumado a esta tendencia con únicamente 30,6% de uso. La poca aceptación cultural de esta técnica en comparación con la inhumación es la razón principal. El dato más curioso a nivel mundial es Japón, en donde el 99% de los fallecidos son incinerados.

Funeraria Irún Tanatorio y Crematorio Araso